Impactante: la primera novela escrita con emojis tiene 475 páginas

El escritor vietnamita Mau Chan Tha —nacionalizado ruso, con ciudadanía islandesa y ancestros escandinavos, aunque afincado en Nueva York hace más de más de seis décadas— es el primer escritor de todos los tiempos en narrar una novela con emojis. Más de 400 páginas ilustradas con más de cien mil pictogramas para contar una historia…

La dramática vida de Mario Vargas Chota, el escritor pijudo

Mario Vargas Chota nació en Nueva Shork y ya a los 3 años recitaba poemas de T. S. Elliot. Pintaba un verdadero crac de las letras y en su adolescencia temprana y lejana se masturbaba con las páginas de la constitución de The United Estates of América, a la que consideraba como “la obra cumbre…

Hypertrodiadores (o el Tiempo en la ciencia ficción)

Hypertrofiadores es una historia de viajes en el tiempo y drogas alucinógenas, narrada en algún “Futuro Profundo”, donde la humanidad ya conquistó el espacio y las corporaciones, en su cruzada cósmica, libran una guerra de mafias por el control de una nueva y poderosa droga llamada “Hypertrofiadores”, que permite a sus usuarios viajar al pasado.

Zumban las facas

Zumban las facas en la mañana primera.
Hay sol y hay palmeras bajo el sol,
se juntan el día y la batalla
cruenta, y la derrota yo, los otros.
Mandan los civilizados, los amos mandan.

Non Fiction: contra los periodistas

La libertad es un síntoma inequívoco
de debilidad y hastío:
de otro modo sería imposible
explicar por qué
todos los días
esnifan toneladas
de noticias de realidades
aumentadas de periodismo
perfeccionador de cegueras
y eyaculador de catástrofes
y sodomizador de audiencias.
Es evidente que ya nadie puede sostenerse real y verdadero.

Odio en El Impenetrable

Apolo cuenta a partir de fragmentos –que se suceden como sacudidas o cachetazos– una historia arraigada en la realidad chaqueña desde el odio y el desamparo, mostrando cómo lo cotidiano puede volverse definitivamente monstruoso. Es una ficción que ya marca su tono en la solapa: “Marcos Apolo Benítez nació en J. J. Castelli, Chaco, en 1983, y desde los 18 años vive exiliado en Rosario”. Vive exiliado es la primera frase tambaleante, el chiste negro o el término justo para un escritor que dice haber sobrevivido.

Hýbris: La piedra de toque

a hýbris es según Deleuze uno de los motores de la repetición. Retornan las formas extremas, aquellas que van hasta el fin de la potencia –pequeñas o grandes, no importa– transformándose y pasando las unas dentro de las otras, lo que es extremo, lo que es excesivo, lo que por el grado pleno de su intensidad traspasa dentro del otro y se vuelve idéntico. El error trágico, la hýbris, el pecado de exceso, la desobediencia de los dioses, conduce justamente a llevar una potencia hasta el final, hasta el extremo de su forma, realizada completamente, desborda los límites ficticios de cual o tal individuo, de tal o cual Yo, y cae en el exceso que como un imán atraerá para su repetición a los héroes del futuro.

Hýbris (o La desmesura en la tragedia postraumática pop)

Hýbris rinde tributo a lo más arriesgado del mito trágico griego desde la dramaturgia de vanguardia. Tiene una original puesta y montaje circular con cuatro escenarios funcionando simultáneamente y un núcleo sonoro perturbador, sin descuidar una historia potente por fragmentaria, descifrada desde lo actoral y desgarradora desde lo visual.

El héroe que surgirá del ruido x Pablo Black

Un fantasma recorre Resistencia: el fantasma de la tropicalización. Y nuevamente, como sucediera siglo y medio atrás en una metrópolis europea, fueron dos inadaptados —por decir lo menos— los responsables de engendrar la criatura espectral que siembra de terror nuestra ciudad. Sus nombres: Alfredo Germignani y Guido Moussa, o Funes y Litter, si prefieren. No obstante, fiel a sus propósitos incendiarios, rápidamente el nuevo dúo se ocupó de reventar cualquier simetría o parecido entre ellos y aquel viejo y más famosos (por ahora, sólo por ahora) dúo de inadaptados: si aquellos, los europeos, fueron rabiosamente barbudos y pilosos en general, ellos serían pelados sin dejar de ser pilosos; si aquellos escribieron desde el centro del mundo, ellos lo harían desde el corazón de uno de los lugares más periféricos y olvidados del planeta; si aquellos afirmaron que la religión es el opio de los pueblos, ellos harían de la marihuana un culto pagano y una manera lúcida de espetar a religiosos y banditas en general, cuán opiáceas e idiotas son.

Elefantes y perros | Lucas Brito Sánchez

El lenguaje, si es brasa es poesía. Lucas Brito Sánchez (Hosomichi) lo sabe perfectamente. Sabe que sin bronca, sin rabia no hay futuro. Elefantes y Perros es un librito de Nulu Bonsai, colección Ataque Emocional al Sistema Capitalista, de once por catorce centímetros, 132 páginas y fotos de Pablo González. Cabe perfectamente en mis manos grandes de ex arquero fracasado. En lo personal adentro mío, creo que hay que someter a la poesía a lecturas y relecturas dramáticas, es importante que el cuerpo sopese la carga brutal del lenguaje reflejada en prisma de lira contemporánea: la vida diaria doméstica de todos los días. Como el artista Chen Tsu-chang que durante la dinastía Qing esculpió sobre el hueso de una aceituna de dieciséis por treinta y siete milímetros un barco con ocho personas a bordo cada una con acciones y gestualidades suyas propias, diferentes.