Gamba y media

Por Marcos Cáceres / Escuchá, le dijo, poniendo la mano sobre el escritorio caoba con el cigarrillo humeando fino entre sus dedos, Elena tiene 17, no puede decidir semejante cuestión. ¿Qué hacemos? Y votemos por ella.