Espectro de Sarmiento predijo la dramática muerte de Mau: empalado por el obelisco.

La parasicóloga correntina Belmunda Origofredo vaticinó que The President Of The United Estates of Argentina morirá empalado por el Obelisco. Según trascendió, durante una sesión de espiritismo llevada a cabo en el country de Niki Caputto en Pilar, la médium logró entablar contacto con el espíritu del ex presidente Domingo Faustino Sarmiento, quien, apareciendo en cortina de humo ectoplásmico lanzó un gruñido y haciendo uso de su típico jaranero lenguaje vulgar, interpeló a los presentes: “¿Para qué puta me llamaron?”

Niki Caputto le respondió titubeando al Padre del Aula:

—Gra… gra… gran Maestro Inmortal, te convocamos porque estamos muy preocupados por el país, queremos saber qué va a pasar con mi amigo Mau, ¿terminará el mandato?

Sarmiento frunció el ceño y se llevó su humeante mano a la cara, en evidente señal de fastidio.

—¿Y este? ¿Quién puta es? –preguntó Sarmiento, que flotaba en el aire, dirigiéndose a Belmunda.

—Maestro, él es el mejor amigo del presidente, me solicitó especialmente que lo contactara para hacerle preguntas del futuro.

El Padre del Aula lanzó otro gruñido, esta vez más enfático y gravitando sobre su columna de humo se acercó a Niki y lo examinó, tras lo cual aseveró:

—Hmmm… Este es un garca, tiene olor a bosta de vaca.

Caputto se mostró algo molesto y confundido, lanzó una mirada de regaño sobre Belmunda, quien dejó escapar una tos fingida como para salir del paso, y valiéndose de su vasta experiencia en contactos con el Más Allá, volvió a remarcarle al Padre del Aula que requerían información sobre el futuro del país, específicamente sobre el futuro de Mau, The President Of The United Estates of Argentina.

—Maestro, sabemos de su incansable lucha por erradicar a los salvajes y bárbaros, y Mau es el primer presidente en décadas en retomar vuestro legado histórico, social, educativo y económico, para sacar el país de la miseria y transformarlo en el supermercado del mundo.

—Nunca escuché tantas boludeces juntas, ¡de qué diablos me están hablando! –regañó Sarmiento, tras lo cual dejó escapar un suspiro de resignación y continuó–. Vamos a hacerla corta, porque ya me están cansando y tengo una orgía muy importante esta noche que debo organizar. Si quieren saber qué va a pasar con Mau, les voy a decir:

—Sí, gran maestro. Sí, gran Padre del Aula…

—Belmunda –dijo Sarmiento–. Decile al pelotudo que se calle, gracias.

—Sí, maestro, sí maestro.

Niki ya empezaba a incomodarse. El Padre del Aula se elevó hasta el techo, dio unas vueltas en círculos, y luego dijo

—Esto es lo que va a pasar. Habrá un estallido social. Mau huirá en un rodado volador, se asomará demasiado a la ventanilla, para observar a la gente que desde abajo lo está puteando o cascoteando, con tan mala suerte que caerá de culo sobre la punta del Obelisco, el monumento gigante que construyeron en memoria a mi pene. Y así morirá Mau. Bueno, eso es todo, ahora me las tomo.

Nikki y Belmunda quedaron pasmados ante las revelaciones del Padre del Aula. Inmeditamente se comunicaron con el presidente para notificarle su triste devenir. Dicen que Mau sollozó, una gota de lágrima rodó por su amarilla mejilla. “!Los odio a todos!”, habría gritado The President Of The United States of Argentina, rajándose un pedo en ese mismo instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s