El Aleph engordado, mórbido, adelgazado, raquítico y musculoso

El Aleph engordado
Clic en la imagen para descarga

FunesPor Fernando Funes

El mundillo literario argentino estalló en chispas de todos los colores con la estocada que pegó la <autoproclamada mandamasa generala en jefa suprema y parapolicía oficial de la literatura de Jorgito Luis Chorchie>. Pablo Katchadjian autor de El Aleph engordado quedó procesado por <<defraudación a la propiedad intelectual>> por el juez Guillermo Carvajal, titular del Juzgado de Instrucción N° 3, acusado por “plagiar” al muerto. Se armó un tole tole.

Habló Kodama y dijo muchas cosas, pero ninguna que valga la pena reproducir.

Hasta César Aira, el escritor real verdadero de sus novelas escritas por él mismo, apoyó el acto público que armaron los posmos writers en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires, para repudiar la medida judicial y pedir el desprocesamiento inmediato ya ahora mismo de Katchadjian, a cuyo reclamo por supuesto Literatura Tropical adhiere, eso sí, sin que a nadie le importe mucho si sí, si no.

Sea como fuere, nuestras palmeras —evidentemente— son generosas, tanto que nos enviaron señales desde el Futuro.

Año 2375. Escribiremos muchos Aleph, serán gordos, obesos, mórbidos, adelgazados, raquíticos y musculosos. Todos serán iguales, y todos serán el mismo. Ya no importará quién es Borges, si es él mismo u otro u otro adentro de él mismo. Ya no importará(n) a secas, como los ensayos sobre Borges —que de todos modos ya no importan en la actualidad presente real y verdadera. El Aleph engordado de Katchadjian será traducido al qom. Ya nadie leerá a Borges. El mundo será decididamente el mismo. Virrey Macri obligará por decreto clonar a Borges. Kodama despertará de su estado de criogenización e intentará seducir al replicante escritor y vigilantear la probable obra que éste produzca. Lo logrará, desde luego. Aunque ya nadie sabrá quién es Borges, si es él o es el (famosísimo) <otro Borges> con el cual tanto rompió los huevos. Ya no importará.

Nada en general importará.

Así, todos los Jorgito Luis Chorchie que conoceremos, es decir, sus replicantes, como todos sus otros probables yoes, escribirán un Aleph distinto e inobjetable. Katchadjian ya no será Katchadjian, no tendrá bigotes.

El último augurio enviado por nuestras sagradas palmeras tropicales revelará que ser abogado será un crimen y todos sin excepción tendremos la oportunidad de apedrearlos con adjetivos hasta darles muerte segura y terrible. Sin embargo, Virrey Macri nombrará a La Señora Comisaria en Jefa de la Policía Literaria Total, impidiendo el dicho bien para la humanidad.

Eso es todo.

Leer <<El Aleph engordado>>.

Y cagarse de risa.

¡Ah!

Una cosa más:

Para putear y/o adular, mal o bien, los salames harán fila.

tumblr_mvjnqb3ahE1slsf8ko1_500DESCARGA <<El Aleph engordado>>